marzo 4, 2021
Image default
Movidas

La música y los espacios liminales

Si frecuentas el universo Youtube, quizá te hayas topado con algún vídeo en el que una canción editada suena como si la estuvieras escuchando en otro lugar: un baño de una discoteca, en un ascensor o incluso conduciendo mientras llueve. Hoy hablamos de la popularidad de estos audios editados y de sus orígenes.

Los espacios liminales

  1. “Situado en un umbral sensorial: apenas perceptible o capaz de provocar una respuesta de estímulos visuales liminales
  2. Estado intermedio, fase o condición”

Definición de liminal, Merriam Webster

El término liminal fue acuñado por el antropólogo Arnold von Gennep en su libro “Ritos de paso” (1909). Un paso que podía ser social, de un lugar a otro, situacional o de tiempo. Quizá uno de los ejemplos más claros lo podemos encontrar en la naturaleza con las puestas de sol, un momento que fascina a muchas personas según lo que vemos en las stories de Instagram.

¿Y qué tiene esto que ver con la música? Ella nos acompaña en esos ritos, de un lado a otro: en el supermercado, suena música. En un club, música. En un paseo por la ciudad, música. Ya sea de manera externa o propia (cascos, auriculares), la música va donde queremos que vaya. Externa, no podemos elegir qué suena (pregunta al DJ). Propia, puedes crear tus propias listas o incluso dejarte llevar con la radio. Y en todos los lugares de paso, puedes llevar la música contigo.

Centremos la atención en los lugares liminales: sitios de paso en los que nadie vive, pero por los que mucha gente transita diariamente. A parte de los ya mencionados, puede ser un garaje, un pasillo de un hotel, un área de servicio o unas escaleras mecánicas. Al ser espacios comunes, la soledad y el vacío en esos emplazamientos nos provocan sensaciones extrañas, pero a la vez familiares.

Los edits de Youtube

La fascinación por la liminalidad se ha traducido musicalmente a través de efectos de sonido como la reverberación que transforman los temas para otorgarles un nuevo matiz. Por ejemplo, así es como sonaría Africa de Toto en un centro comercial vacío.

O a lo mejor te apetece imaginar tiempos pasados en los que podías salir de fiesta y que justo suene un temazo cuando tienes una urgencia. Aquí está esa versión de The Hills de The Weeknd.

Los vídeos en su mayoría se componen de una imagen estática o de un vídeo en bucle. Si visitamos la sección de comentarios, están repletos de usuarios que crean sus propios escenarios mentales. Técnicamente hablando, los efectos de sonido, son sencillos y fáciles de editar. Pero esta moda de coger canciones conocidas y editarlas no es actual. Tenemos que remontarnos unos años para conocer sus inicios en Internet…

Los orígenes: Vaporwave

Entrada una década en el milenio, surge el término vaporwave, una especie de movimiento cultural que se apropia elementos de décadas pasadas de manera irónica. Es un paso más allá del chillwave de artistas como Neon Indian y Panda Bear de años anteriores.

Floral Shoppe (2011) es el noveno álbum de estudio de Vektroid bajo el alias Macintosh Plus. Fue el que popularizó lo que se conoce como vaporwave. El disco está formado de samples de Diana Ross, Sade y Pages, entre otros. Las voces de los artistas aparecen ralentizadas y modificadas.

Ya fuese por el meme o porque la gente realmente lo disfrutaba, Floral Shoppe como música e imagen se convirtió en una de las novedades de Internet. El mayor boom y pico mainstream de este estilo llegó de mano de Rihanna con su actuación en SNL de la canción Diamonds. En el croma aparecen imágenes creadas de manera digital. Muchas de ellas siguen la estética vaporwave. Un vídeo que definió la época que según algunos marcaba el fin del mundo: 2012.

El futuro de la música liminal

Las subidas a Youtube de los vídeos de espacios liminales también se encuadran en fechas concretas. Por supuesto, la clave se encuentra en el confinamiento que duró gran parte de 2020, cuando estos vídeos surgieron y recibieron la mayoría de comentarios. Si el vaporwave quería llevar a un espacio dentro de la web, imposible de visitar; esta música busca llevar al oyente a lugares reales, pero que no se puede experimentar en ese momento físicamente.

Actualmente, una de las etiquetas más exitosas de TikTok es POV (Point Of View/Punto de vista) con casi 200 mil millones de visualizaciones. Vídeos en los que los protagonistas actúan y crean situaciones cotidianas. Los espectadores dejan de ser solo espectadores: se convierten en un interlocutor, objeto (llaves perdidas) o son transportados en el tiempo a otra época. Todos estos ejemplos tienen un marcado tinte humorístico, pero es la manera que se busca para conectar la que nos interesa. Incluso en algunos vídeos, el audio lo conforman canciones ralentizadas. ¿Os suena?

La duda con la que nos quedamos no es saber cuánto durará la moda de subir canciones modificadas a Internet, sino cuáles serán los nuevos métodos que se utilizarán en un futuro para hacerlo.

Related posts

El legado de Ian Curtis: bandas que beben de Joy Division

indiehache

La música de…Euphoria (Especial: F*ck Anyone Who’s Not A Sea Blob)

indiehache

Todos estos artistas han querido ser El Quinto Beatle

indiehache

Leave a Comment