Cinco años. Cinco desde aquel 2011 en el que un Dcode caluroso dejo una más que desastrosa actuación al sol que dejaba claro el eclipse de la banda canadiense. Pero 2017 llega para dejar claro que tras cinco años sin disco y de parón han merecido la pena para resucitar de entre los muertos a Sum 41 con un nuevo disco, 13 Voices lleno de un ritmo frenético que ni los fans más acérrimos nos hubieramos esperado.

SUM 41 copia

Con una grabada Introduction to Destruction aparecían en negro Deryck y los suyos para dar caña a lo nuevo con A Murder of Crows y Fake My Own Death y subir, como parece ya ser costumbre a fans al escenario para poder disfrutar de su concierto a buena altura. Casi sin despeinarse aparecería The Hell Song, un clásico que empezaría a despegar las suelas de los asistentes al Ring del Wizink Center.

Pese a una acústica llena de ruido y no muy limpia del equipo de sonido, Over My Head seguiría a Goddamm I’m Dead Again con un público entregadísimo tema tras tema pese a que este sonido no fuera de la  calidad de muchos de sus fans más exquisitos.  Underclass Hero, single de su homónimo albun quedó muy elevada junto a globos de colores (al estilo Muse)  tras seguirla de Screaming Bloody Murder, aquel penúltimo albúm no tan querido por los fans per aun así animado en el Ring. War parecía cerrar parte de la presentación de 1 3Voices con un Deryck emocionado dejando claro que era una canción importante para mí pero que es toda acerca de vosotros, porque me habéis inspirado a atravesar el periodo más duro de mi vida y solo quiero dar las gracias a la familia SUM 41 dando paso a Motivation . 

shdg copia

Grab the Devil by the Horns and Fuck Him Up the Ass daba paso a la segunda mitad del concierto juento a We’re all to Blame o Walking Disaster que fue momento «mechero» (Luces del movil porque entre que no se puede fumar y que somos unos millenials, en fin) para que Deryck bajara al público y entre todos sonara con un foco alumbrandole With Me.

Volvia al escenario para God Save Us All (Death to Pop) que cerraria con un solo de batería para que Chuck introdujera No Reason y, sin comerlo ni beberlo hicieran un cover de We Will Rock You muy muy cañero. Still Waiting e In too deep no podían faltar para lo que parecía el final. Pero era solo una pausa para introducir un esqueleto gigante con los dedos intermedios levantados.

Un piano al medio para que Reason To Believe sonara brevemente y enlazara con Pieces, Welcome to Hell y Fat Lip para poner la guinda a lo que parecían los bises que finalmente cerraron con la aparicion de la banda caracterizada al estilo Kiss en Pain For Pleasure y cerrar la noche tras 120 minutos llenos de fuerza y, por desgracia, deslucidos a causa de lo que parece ya un continuo en el formato Ring del WiZink (¿Igual las lonas repercuten la acústica?) . Con ganas de que no pasen tantos años para tenerlos de vuelta por nuestro país.

SXCVFDC copia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *