Elegir Medias Puri para la segunda fecha de este Cómplices de Mahou era solo uno de los alicientes para no perderse este segundo encuentro en el que la rebeldía, el fuego y las ganas de romperlo todo se dieran de la mano con Kitai y Costa. Una combinación que pudimos conocer previo a este tercer encuentro de la marca cervecera y sacamos varias cosas en claro: Las marcas son y serán un gran apoyo para las marcas y ambas bandas han fusionado su música para este cómplices y no será seguramente la última vez que unan su descaro y su rebeldía con el fin de mostrar el fuego al mundo.

Tercio  de cinco estrellas en mano, nos dispusimos a colocar entre los fans del gansta rap que se agolpaban en la pista central de Medias Puri. Disfrazados de esqueletos, Kitai mostraron lo que hace mucho tiempo que sabemos: que la fuerza que desprenden en el escenario y en sus letras hacen que rápidamente entres en la sinergia de los temas aunque no termines de encontrar una canción que destaque entre todas, igual eso nos generó cierto , “Quiérote”, tema que descubrimos por primera vez en directo y con el que se fue desvirtuando el rock para que los madrileños colaboraran con Costa y la batería de Deivhook terminara desmontada, con el mismo drummer subido a su goliat y unos dinosaurios sacados del Mario Kart rodeando la parafernalia del incendiario show.

Pero la noche estaba claramente marcada por el gangsta rap. Costa es y será un icono para Madrid y para todos aquellos que han crecido en la ciudad bajo la rebeldía y la Ficción que el imaginario del artista urbano nos ha seguido desgranando. Maldito, es su último trabajo con el que no había alma en la sala que no vibrara y no podía ser mejor cierre que sorprendernos con BEBE en su mitico Ficción para cerrar un cómplices de Mahou incendiario, rebelde y atemporal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *