El Festival SOS 4.8 Murcia 2016 pasará a la historia más por las anécdotas que por las brillantes actuaciones de bandas de la escena pop independiente nacional y/o internacional. Ya sabíamos que no era el cartel de otros años, de los primeros me refiero, ni la organización había vendido tantas entradas que en la época en la que hacían coincidir el festival con el puente de mayo. Fue precisamente por ese cambio de fechas y gracias a Indie Hache por lo que pude asistir esta ocasión, después de años sin poner pie en un recinto que antes fue una huerta. Hay cosas que me parecían distintas, pero el ambiente del SOS 4.8 y su gente fue, como siempre, genial.

Mi amigo Álex, creador de periscoperos.com, me había recordado que a parte de los conciertos nocturnos, el festival ofrecía actuaciones por la mañana llamadas ‘aperitivos‘. Y allí nos plantamos el sábado, cámara en mano, para recoger las impresiones de esos miniconciertos, que ese día tenían como protagonista al gran Kiko Veneno. Lamentablemente, fueron varios los espectadores que se acercaron a nuestro micrófono para quejarse de que el artista acabó acortando su actuación por el estruendo provocado por los ensayos de Amaral. Un problema, a priori, que tenía fácil solución – dejen de ensayar un rato­­ pero que acabó con el disgusto del público asistente, mayoritariamente parejas con niños.

058 KIKO VENENO © Javier Rosa
© Javier Rosa

Otra de los momentos más comentados fue, como no, la actuación de The Libertines. El espectáculo del grupo rockero británico era esperado. Y aunque no defraudó en su repertorio – brillaron Can’t Stand Me Now, What Katie Did o Death On The Stairs­­, el Pete Doherty más travieso volvió a sus andadas con una versión de ‘La bamba’ y unos solos de percusión que acabaron con la paciencia de la organización, que le cortó el sonido minutos después del tiempo que tenían estipulado para terminar. Enfado y aplausos. Tampoco fue para tanto, ni lo uno ni lo otro. Pero confirmó que el Pete más gamberro puede volver en cualquier momento. The Libertines era la gran apuesta del festival, pero el concierto más multitudinario fue el de Amaral, que presentaba su nuevo disco Nocturnal. Y para ello se rodeó de un escenario en el que brilló más la luna y los planetas que tenían como fondo que Juan Aguirre; no por su música, sino por su presencia, en esta ocasión más eclipsada por la solista femenina. Y es que Eva Amaral, como Raphael, quiere ser indie. No dudo que ya lo sea –o no­­ pero quiere aparecer en este tipo de escenarios. Está claro. Público que tararee sus canciones no le va a faltar. Sus clásicos y también sus nuevos temas, como así ocurrió el sábado a la hora de cenar en el recinto ferial de la Fica.

353 SOS SABADO © Javier Rosa
© Javier Rosa

Un subidón y arranque musical que fue mitigado de un ‘topazo’, como dicen en Murcia, que resultó ser los directos, ya pasada la medianoche, de Triángulo de Amor Bizarro y de Of Montreal. Los primeros podían haber cantado en turco o en ruso que nos lo hubiéramos tragado como español, porque pese a los intentos de Isa Cea, su voz no llegaba a ese nitidez necesaria para no fundirse con la guitarrera música a la que nos tienen acostumbrados. Más lamentable fue el espectáculo ofrecido por el líder de la banda norteamericana. El Kevin Barnes más rosa chillón y electrónico no convenció a muchos. Yo diría que a la mayoría de los que no le conocíamos, pero no tuve tiempo para preguntar a todos.

Tuvieron que ser, una vez más, los chicos de ochoymedio Djs los que salvaran la papeleta a la madrugada del SOS. Eso y el llamado Escenario Eroski, el aparcamiento del hipermercado, literal, donde se coloca la zona previa botellonera festivalera, y en la que no faltan potentes altavoces, coreografías improvisadas, carne a la plancha ni hasta espectáculos circenses escupefuegos. Pero yo me quedo con el aterciopelado vals de las 6 de la mañana con la que nos despiden en el festival. Todo un detalle de simpatía y diversión. Un ensayo para los festivaleros que se casan este verano, que no son pocos.

Aunque lo parezca, indihacheacérrimos, no me he olvidado de las actuaciones del viernes, a priori el día más flojo del festival, pero que a la postre resultó el más interesante, musicalmente hablando. La palma se la llevó León Benavente, que presentaba su nuevo disco, con el que se consagran como uno de los mejores grupos del panorama ‘indie militante’ español. Sus fans se conocen casi todas las letras de las canciones, que son intensas por momentos, y que además de hacer bailar e integrarte, te permiten en algunos casos hasta razonar, que ya es decir. Otra cosa –ni mejor ni peor, que conste­­ fue Love of Lesbian. Más abarrotado, con más show, pero su actuación pareciera por momentos una película de Antena 3 que has vuelto a ver tirado en tu casa un sábado por la noche.

036 LEON © Javier Rosa
© Javier Rosa

Pero lo más novedoso y esperado del viernes fueron los Chvrches. La banda de synth­pop supo ganarse a un público llegado de todas las partes de España evitando la lluvia del camino. No se aguó la fiesta, amigos, y canciones como Clearest Blue o The Mother We Share levantaron al público de la pista o del foso, que este año era más foso que nunca, ya que la entrada Vip copaba las dos o tres primeras filas del concierto, tranquilamente. Vallados, protegidos de los ‘pobres’ de la entrada normal pero haciendo cola en muchos casos para poder entrar al famoso foso. ¿A dónde vamos a llegar, gensanta? Un día los sentarán en el propio escenario. Al tiempo.

Y así concluye el SOS 4.8, el que antes era considera como el arranque festivalero español, un título ahora cercenado por las citas más pipiolas pero aún minoritarias citas musicales de Semana Santa. En resumen, el festival murciano se convirtió en un aperitivo de lo que llegará esos próximos meses. No estuvo mal, te dejó ese ‘gustirrinín’ que te puede dejar una tapa marinerica murciana.

Pero también con hambre y con ganas de saciarte con más y mejor. Preparados estamos para el gran banquete musical que se avecina.

027 AMBIENTE © Javier Rosa
© Javier Rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *